Escoge tu mejor opción:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La cirugía de Aumento de Mamas, llamada técnicamente "mamoplastia de aumento", es una de las cirugías estéticas más practicadas en España y en el mundo. En nuestro país, representa casi el 50% de todas las cirugías estéticas realizadas.
La cirugía de aumento mamario ha evolucionado mucho en los últimos años; las diferentes técnicas quirúrgicas y los distintos tipos de implantes nos permiten adecuar la cirugía de mama a las necesidades reales de cada paciente, logrando cumplir las expectativas e ilusiones depositadas en la cirugía.
Para que esto sea una realidad, es importante ponerse en manos de verdaderos especialistas en aumento de mamas, como es el equipo quirúrgico de Clínica Opción Médica.



¿Cuáles son los objetivos de la cirugía de aumento de mamas?

  • Satisfacción: Colmar las necesidades psíquicas y físicas de la paciente.
  • Naturalidad: Forma y aspecto totalmente natural.
  • Duración: Mantener los resultados a largo plazo.



¿Cuándo está indicada la cirugía de aumento de mamas?

  • Mamas poco desarrolladas, con escaso volumen.
  • Pérdida de masa glandular después de embarazos o lactancias.
  • Mamas de distintos tamaños, alteraciones de la forma.
  • Querer más talla de la que se posee.
  • Corrección de mamas caídas.



La primera visita en la cirugía de Aumento de mamas

Es el primer contacto con tu cirujano. Es un acto muy importante que te permitirá conocerle y poder depositar tu confianza en él.
Debes de tener absoluta confianza en tu cirujano y explicarle cuáles son tus deseos, en cuanto a la forma y tamaño que deseas para tus pechos. Piensa que él estará muy atento a tus razones y dudas para poder elegir la técnica más apropiada a tus necesidades (después de haber realizado la exploración física y el estudio de tu anatomía) y los implantes más adecuados para que tus expectativas de resultados se vean ampliamente satisfechas.
En esta primera visita de aumento mamario, el cirujano plástico, además de realizar tu historial y la exploración clínica, te explicará con detenimiento cuál es la opción médica que más te conviene y porqué es la más adecuada:

  • Técnica quirúrgica a utilizar
  • Tipo y lugar de colocación del implante.
  • Vía de colocación de las prótesis.
  • Resultados esperados.
  • Post-operatorio y complicaciones.
  • Evolución y controles a corto, medio y largo plazo.



Tipo de implantes en Aumento de mamas

La elección del tipo de prótesis a utilizar es uno de los puntos clave para el resultado final.
En la exploración física habremos realizado una serie de mediciones relativas a la estructura del tórax, implantación y forma de las mamas, elasticidad de la piel, etc.
Estos datos, junto con las necesidades y deseos expresados por tí en la primera visita, nos permitirán elegir entre prótesis anatómicas -más naturales- y redondas -más exuberantes-. Tanto unas como otras, poseen distintas proyecciones, por lo que podemos hacer distintos cálculos con ellas para lograr más talla con la misma base (sobre todo en tórax estrechos).
La textura de la superficie del implante podrá ser lisa o rugosa En la actualidad, en casi todos los casos utilizamos prótesis rugosas.
En todos los casos, las prótesis que utilizamos son de gel de alta cohesividad de silicona. Un material totalmente experimentado y seguro, que se mantendrá así durante más de 50 años.



Técnicas utilizadas en la intervención de Aumento de mamas

Las prótesis, hasta hace pocos años se colocaban, básicamente, en dos planos: submuscular o subglandular.
En estos últimos años, se han realizado dos variaciones técnicas que en determinados casos aportan mejores resultados; se trata del plano subfascial y del dual-plane.

  • Submuscular: Por debajo del músculo pectoral. Indicadas sobre todo en mujeres delgadas, con poco volumen de pecho. El resultado es bueno, los implantes se pueden introducir a través de una leve incisión en la axila, mediante una media circunferencia en el polo inferior de la areola mamaria o a través del surco submamario.
  • Subglandular: Por debajo de la glándula mamaria. La prótesis se mueve junto a la glándula mamaria con naturalidad, formando un solo conjunto. La movilidad es muy natural. Si la paciente es muy delgada, valoraremos la colocación de prótesis anatómicas.
  • Subfascial: Por debajo de la fascia muscular (entre la fascia, que es la teleta membrana que recubre el músculo, y el propio músculo).
  • Dual plane: La mitad superior de la prótesis debajo del músculo pectoral y la mitad inferior debajo de la glándula mamaria. Posee las ventajas de una colocación submuscular, con la naturalidad propia de colocación subglandular.
La elección de la técnica, como hemos comentado antes, está íntimamente ligada a tu anatomía, al resultado que deseas y a nuestra experiencia quirúrgica.


Las vías de entrada de las prótesis dependerán del tipo de implante escogido y de tus preferencias.
En general, los implantes anatómicos se colocan por vía submamaria (surco inferior de la mama) o por vía areolar (semicírculo inferior de la areola que es el círculo oscuro que rodea el pezón). En ambos casos, la cicatriz resultante es muy pequeña y queda bien disimulada a las pocas semanas. No se pueden colocar por la axila.
Los implantes redondos se pueden colocar por cualquiera de las vías habituales: Areola, axila o submamaria.
La intervención se realiza normalmente en régimen ambulatorio, o con 24 horas de ingreso. La cirugía dura apenas 45 minutos.
La valoración pre-anestésica es fundamental. Sirve para prepararte adecuadamente para el acto quirúrgico; con el tiempo necesario para poder normalizar cualquier parámetro alterado y evitar cualquier imprevisto. El nivel actual de la anestesia es de máxima seguridad.
El anestesista estará a tu lado durante y después de la cirugía para que todo vaya bien. Estarás dormida soñando con el resultado. No sentirás dolor y te despertarás sin sensación de náusea ni dolor. A las pocas horas de haber realizado la intervención estarás en condiciones de ir a tu domicilio; no obstante te quedarás en observación las primeras 24 horas para que te podamos cuidar mejor; para poder estar más pendientes de ti
Recuerda, solo operamos en clínicas de nivel 1, es decir provistas de UCI. Nunca es necesaria, pero no tenerla es una temeridad que nosotros, pensando en ti, en tu seguridad, no podemos asumir.
Después de haberte operado notarás los tres o cuatro primeros días la sensación de tener algo que no es tuyo, son las prótesis. No te preocupes, al cabo de siete o diez días ya no las sentirás, te habrás adaptado a ellas, formarán parte de ti.
Además, notarás una sensación que definís como agujetas o leve dolor a nivel del músculo pectoral; mayor si las prótesis están colocadas en posición submuscular. Esta sensación irá de más a menos y durará, aproximadamente, una semana. Por eso deberás evitar los esfuerzos físicos, sobre todo los primeros 5-10 días.
Si la vía de entrada ha sido a través de la areola, podrás notar, parcialmente, una falta de sensibilidad que en ocasiones puede durar entre tres y seis meses, pero que casi en todos los casos se recupera.
Para minimizar todas estas molestias, los primeros días te recetaremos antiinflamatorios, analgésicos y antibióticos; para que estés totalmente preparada.
A nivel laboral, la reincorporación dependerá, como siempre, de tu estado de ánimo, de tu umbral de dolor... Habitualmente y dependiendo de que tu trabajo sea físico o no, necesitarás entre 4 y 6 días cuando la colocación de la prótesis sea subglandular y entre 7 y 15 días cuando sea submuscular.
Las incisiones son muy pequeñas, de apenas unos centímetros.
Cuando la vía sea areolar, la cicatriz se sitúa en el límite entre la areola y la piel que la rodea, justo cuando cambia de color. Al principio, se ve como una pequeña línea rojiza; a partir de los 3-4 meses se irá blanqueando poco a poco hasta hacerse casi imperceptible.
Hasta que esto no ocurra, deberás evitar exponer esta zona directamente al sol. Si vas a la playa deberás utilizar un foto protector de pantalla total y además usar la parte alta del bikini. No te preocupes, cuando la cicatriz sea blanca, ya tendrás tiempo de lucir el resultado.
Si la incisión se realiza en la axila o en el surco submamario, la cicatriz también queda muy disimulada y escondida en la propia axila o surco.
Nosotros preferimos la vía areolar, por su calidad y su intimidad.
Se aprecian inmediatamente después de la cirugía. Sin embargo, el pecho estará algo hinchado el primer mes, del orden de media o una talla más. A partir del tercer mes es cuando la inflamación habrá desaparecido y tendrás tu talla definitiva.
Por supuesto.
La cirugía de aumento de mamas respeta totalmente los conductos galactóforos, con lo que la cantidad y calidad de la leche materna no se verá alterada.
Ninguno en especial. Deberás realizar tus mamografías habituales de control según tu edad. Piensa que las prótesis no incrementan el riesgo de padecer cualquier enfermedad mamaria, incluido el cáncer. Solo proporcionan forma y volumen a tus pechos.
Podrás realizar cualquier actividad física o deportiva, subir en avión... Lo mismo que hacías antes.
El aumento de mamas es una opción médica segura. Has de confiar siempre en un buen equipo de cirujanos plásticos e intervenirte en una clínica de nivel 1, que tenga todas las instalaciones médicas necesarias; para tu integridad.
Los riesgos son muy escasos, tu cirujano te informará. Como te hemos comentado, la visita pre-anestésica y la del cirujano son vitales para tu seguridad.
Las complicaciones más habituales son pequeños hematomas, seromas, infecciones locales, desplazamiento de las prótesis y contractura capsular. En caso de producirse, se solucionan con prontitud.
Una vez dada de alta, acudirás a la consulta a las 48 horas para cambiar el vendaje y realizar la cura. A partir del 5º-7º día, te enseñaremos como deberás masajear tus pechos, para evitar el riesgo de encapsulamiento y darles un aspecto y una movilidad natural.
BARCELONA · MATARÓ · TERRASSA     902 313 536